lunes, 15 de marzo de 2010



A Elvira, que sabe captar los instantes de las flores como nadie.

Leí la noticia de que en vísperas del día de San Valentín, 250 aviones despegaron de Bogotá para exportar 800 millones de flores colombianas. El cultivo de flores en Colombia es una pasión y es el segundo país exportador de flores del mundo después de Holanda y es el primer exportador de claveles, un puesto conseguido a costa de España.
Colombia dedica al cultivo de las flores 7.500 hectáreas, el 90% en invernadero y emplea a 200.000 personas.
Las exportaciones de los floricultores colombianos sumaron en 2009, 770 millones de euros (1.050 millones de dólares), aunque el margen de ganancia tiende a disminuir por el aumento de los costes de producción y porque el peso colombiano se ha revalorizado respecto al dólar.
Son grandes productores también China y México, pero de flores de peor calidad y comienzan a ser competitivos Kenia y Ecuador.
Los grandes consumidores son Estados Unidos, Alemania, Suiza, Noruega, Inglaterra y Corea del Sur.
El gran riesgo de este sector productivo colombiano es que los costes fijos sigan subiendo y el dólar bajando respecto a su moneda nacional.

14 comentarios:

Elvira dijo...

¡Mil gracias por la dedicatoria, Jesús! Me ha hecho mucha ilusión. Y es muy interesante todo lo que cuentas.. ¡qué cantidad de flores exporta Colombia! ¡800 millones en un día!!

Un abrazo

Escéptico dijo...

Gracias a ti.
Imagino que los millones de flores serían motivados por ese día. No creo que fueran transportadas todas el mismo día.

Sotogrande dijo...

Tengo que confesar que siempre a sido un tema que me deja perplejo. La de millones y millones que la gente se gasta en flores muertas y que duran solo unos días...
En el otro extremo estan los diamantes, locura que tampoco entiendo. En Holanda tienen flores y diamantes, y viven gracias a los diques que aguantan la entrada del mar.
Parecen fundamentos poco sólidos y en cambio tanto el mercado de flores como el de diamantes, aunque diferentes entre sí, tienen rendimientos estables desde hace muchos años. Y no se hunden.
Aunque sea un liberal convencido hay distorsiones del mercado que nunca entenderé.

Escéptico dijo...

Amigo Sotogrande, como buen liberal es normal tu entusiasmo por Holanda. Un país muy interesante. Si Londres marca el precio del te y en Gran Bretaña no se produce un gramo de hoja de te, en Holanda se marca el precio de las flores, no solo de sus tulipanes, sino de todas, incluidos los claveles.

Sotogrande dijo...

Solo sé que a la mayoría de mujeres, tanto las flores como los diamantes las vuelven locas!

Otra cosa es la cara oscura de la flor o del diamante, pero esto como te gusta decir a ti, da para hablar durante mucho rato.

Elvira dijo...

A mí los diamantes no me dicen nada, de verdad. Y las flores las prefiero vivas, en la planta, pero como a la mayoría de mujeres me encanta un bonito ramo, me alegra la vida.

adelaida dijo...

Pues yo como Elvira, paso de diamantes, pero las flores y sobre todo las que cultivo en mi jardin me entusiasman. Hoy me he quedado como tonta , viendo las que van brotanto de mi ciruelo. He aprovechado con mi nueva cámara a sacar fotos, es todo un espectáculo.
Un ramo de flores en un determinado momento, y por alguien que te importa, también me vuelve loca.
A ti Sotogrande, que te vuelve loco??

un beso a tod@s

Sotogrande dijo...

A mi me vuelven loco los atardeceres como el de tu foto, los cielos estrellados, encontrar Alfa Centauro a vista, contar las Pléyades, ver Júpiter con telescópio, recordar un poema que me haga sentir pequeño y eterno a la vez y que al susurrárselo al oído, ella me ponga la mano en el paquete y me diga que me deje de soltar chorradas.
;-D

Gema dijo...

Jesús,

Bonita foto, bonita dedicatoria, bonitas palabras...

Marina dijo...

Me gustan las flores, así, sencillamente, me gustan.
besos floreados

adelaida dijo...

Sotogrande, siempre pensando en el tabaco !!! (por lo del paquete de Winston) jajaja

Sotogrande dijo...

Ahi has estado muy bien Adelaida! Has leído mi pensamiento. A oscuras, viendo las estrellas, la única luz terrestre es la brasa de un cigarrillo, hace un poco de frío y Orión, el guerrero, está en nuestro zénit, ella pone sus manos en mi cigarro y suavemente lo acerca a sus labios y..., yo le acaricio el pelo y ella acompasa su respiración a los latidos de mi corazón mientras Corín Tellado se descojona de la risa, allá en el cielo, y yo solo puedo pensar en la espada de Orión, qué grande y hermosa se vé hoy, hay que aprovechar estas oportunidades astronómicas!!

adelaida dijo...

Sube la temperatura,y ten cuidado , Soto, que se te apaga el cigarro!!!

Soto dijo...

Mis vicios, aunque no marchitos, hace tiempo que ya no estan en su apogeo, valga la palabra para redondear un comentario astronómico, floral y poético, pués Apogeo es uno de los libros de Gioconda Belli que compré gracias a las sugerencias de nuestro bloguero favorito.