lunes, 17 de diciembre de 2018



BENJAMÍN PALENCIA (1894 – 1980) lideró con el escultor Alberto Sánchez el movimiento “Escuela de Vallecas”.
Surrealista, cubista en ocasiones, con austeridad y realismo se acercó a la dimensión poética del paisaje castellano.
Obras de Bejamín Palencia de 1931 y 1932

jueves, 13 de diciembre de 2018


Tiroteo en el centro de Estrasburgo con el resultado de tres muertos y al menos 13 heridos. Los hechos se produjeron cerca del mercado navideño de esa ciudad de Alsacia.
He recordado cómo durante varios años recorrí aquel mercado verdaderamente navideño; era una visita obligada.
Mi solidaridad con las víctimas y con todas las personas que viven o trabajan en Estrasburgo.

miércoles, 12 de diciembre de 2018


“El aroma del crimen” de Xavier Gutiérrez
A Vicente Parra, oficial instructor de la Ertzaintza, con sede en San Sebastián, le asignan dos casos: el de una diseñadora de moda muy famosa, Elena Castaño, que ha sido  apuñalada en su casa y aunque los indicios apuntan a un robo, hay cosas que no encajan y queda claro que se trata de un crimen disfrazado de asalto y el de la muerte por insuficiencia renal de un joven, bedel en la universidad, Cristian José. La madre del joven sospecha que la muerte no fue natural, pues ha encontrado importantes cantidades de dinero en su casa y porque últimamente llevaba un tren de vida que no se correspondía con su sueldo. El oficial instructor de la Ertzaintza  descubre que los sospechosos tienen relación con el mundo de la gastronomía, algo que se confirma con la autopsia del cadáver del bedel que no ofrece dudas sobre las causas de su muerte.
Lo original de esta novela es que incorpora al argumento de una típica novela negra los ingredientes de la alta cocina y de la gastronomía. El autor está vinculado a ese mundo y eso se nota en las descripciones de los alimentos, en las recetas, en los platos y sus presentaciones. Toda la acción de la novela se desarrolla en San Sebastián. 
Estoy acostumbrado a leer novela negra escrita por autores españoles y, esta, en concreto, la he leído con cierto interés porque no conocía al autor, pero no me llegado a entusiasmar. La solución de los crímenes se despacha rápidamente y no se profundiza en las causas de las muertes, en la culpabilidad y tampoco se desarrollan los métodos de investigación.

viernes, 7 de diciembre de 2018

“La pelirroja con colgante”, óleo de 1918 de Amedeo Modigliani, de la Colección Alicia Koplowitz – Grupo Omega Capital.

martes, 4 de diciembre de 2018



Margarita Manso (1908 – 1960)

El retrato es de autor desconocido. Algunos se lo atribuyen a Alfonso Ponce de León.
En 1927 García Lorca le dedicó su romance “Muerto de amor” del primer Romancero Gitano.
Margarita Manso Robledo nació en Valladolid en 1908. Hija de un ingeniero, que murió siendo ella niña, y una modista de alta costura. Tenía dos hermanas. Con 17 años, ingresó en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, donde se hizo amiga, entre otros, de Maruja Mallo, Dalí o García Lorca. Aunque no destacaba mucho como artista plástica, su carácter transgresor la afianzó en los ambientes intelectuales de la capital.
Su espectacular y exótica belleza junto con su carácter transgresor la hacen rápidamente popular entre los ambientes vanguardistas e intelectuales del Madrid de los años 20.
A pesar de su mentalidad liberal, se enamoró de un reconocido falangista: el pintor vanguardista malagueño Alfonso Ponce de León y se casaron en 1933. Tres años después de su boda, el 19 de septiembre de 1936, las milicias armadas del frente popular detuvieron a Ponce de León en el Paseo de la Castellana y le trasladaron  a la checa de Fomento. Su cadáver fue encontrado en una cuneta de Vicálvaro. Aquello "rompió" para siempre a Margarita, que se exilió durante un tiempo en casa de una de sus hermanas en Italia.
Margarita regresa a España en 1938 y se instala en la zona nacional, en Burgos, donde es acogida por Dionisio Ridruego, poeta y amigo de Ponce de León. Margarita es una mujer triste, sola y desamparada. 
En 1940 se casó con el doctor Enrique Conde Gargollo, hombre afín a la dictadura y responsable, junto a Agustín del Río Cisneros, de la edición de las “Obras Completas de José Antonio Primo de Rivera”Margarita Manso se afilió al partido falangista, se volvió una mujer devota y escondió su pasado, hasta tal punto que sus tres hijos desconocían las vivencias y amistades que su madre había tenido durante su juventud.
Margarita murió en Madrid, a los 51 años.

viernes, 30 de noviembre de 2018


ELECCIONES EN BRASIL

En Brasil no se trataba de elegir entre opciones políticas, sino entre dos modelos de sociedad radicalmente opuestos: elegir a quien respeta la democracia representativa o apoyar a quien desprecia el sistema de libertades. Escribía Enrique Krauze: “Brasil está a punto de cometer un suicidio político y cultural”.
El Partido de los Trabajadores de Lula y Dilma Rousseff salió del gobierno con las revueltas de 2016, asediado por la crisis económica, las acusaciones de corrupción y la complicidad de algunos poderes del Estado, después de 14 años y haber ganado las últimas cuatro elecciones.
Con una crisis institucional seria y una agresiva campaña electoral que ha polarizado a la población en dos bloques irreconciliables, parte de esa población ha olvidado que el Partido de los Trabajadores no tocó la fiscalidad de las rentas altas, no nacionalizó empresas, ayudó económicamente a la iniciativa privada y treinta millones de personas salieron de la miseria, pero buena parte de ellos han olvidado su origen y quien gestionó las políticas que les sacaron de la miseria y se consideran hoy “nuevas clases medias” o “nuevas clases trabajadores”. Con Lula en la cárcel condenado por corrupción e inhabilitado para presentarse en estas elecciones, la herencia del Partido de los Trabajadores, sus éxitos y sus errores, los ha recogido Fernando Haddad, que fuera Ministro de Educación con Lula da Silva. El juez que condenó a Lula será el próximo Ministro de Justicia.
En la 1ª vuelta, Jair Bolsonaro, capitán del Ejército retirado, de 63 años, líder del Partido Social Liberal (PSL) obtenía el 46% de los votos y Haddad el 30%. La victoria a la Presidencia en la 1ª vuelta sólo la consiguió Fernando Henrique Cardoso en 1994 y 1998, del Partido de la Social Democracia Brasileña. En la segunda vuelta, el 28 de octubre, Bolsonaro ganaba la Presidencia de la República Federativa de Brasil con el 55 % delos votos, mientras Fernando Haddad obtenía el 44,8%.
La sociedad brasileña parece manifestarse cansada de los partidos políticos tradicionales, de la corrupción y de la violencia y ha optado por un personaje autoritario, racista, machista, ultra liberal en lo económico y con soluciones extremas para atajar los problemas: 60.000 personas mueren de forma violenta en Brasil cada año y en las cárceles hay 700.000 presos en condiciones de hacinamiento. Cuando la izquierda fue acusada de corrupción, se quebraron muchas esperanzas y el Partido de los Trabajadores acumuló mucho odio en su contra, que se ha manifestado en las urnas. Bolsonaro ha sabido explotar ese odio al Partido de los Trabajadores. Hoy se discute la bondad del proteccionismo para la industria nacional, las políticas distributivas y los programas sociales de inclusión.
Exacerbar el nacionalismo, agitar el odio, la intolerancia y despreciar los derechos humanos, como ha hecho Bolsonaro, no es la fórmula para enfrentarse a la crisis que vive Brasil, con un Parlamento atomizado, muy conservador, donde la mayoría de los partidos no actúan como proyectos ideológicos. Aunque  el Partido de los Trabajadores tiene 57 diputados, el heterogéneo  Partido Social Liberal de Bolsonaro con 52 tiene más potenciales aliados.
Jair Bolsonaro, el líder fanfarrón que desprecia las libertades, que no duda en defender la tortura y que justifica la dictadura que se mantuvo en Brasil entre 1964 y 1985, era casi un desconocido, aunque haya sido Diputado durante los últimos 27 años. Defensor de la familia tradicional, contrario a la llamada “ideología de género”, que califica de estiércol a los derechos humanos, ha obtenido el apoyo de amplios sectores de la sociedad, incluidos los descontentos del sistema, la clase alta, la clase media tradicional y las grandes empresa (un grupo de empresarios parece haber financiado la difusión de mensajes contra el Partido de los Trabajadores a través de whatsApp).
Con el apoyo recibido en las urnas y su deriva autoritaria, Bolsonaro puede poner en riesgo el Estado de derecho y la democracia en Brasil, país que debiera ser uno de los protagonistas de la comunidad internacional del siglo XXI; no es la solución al cansancio de la población ante la corrupción, la crisis institucional y los problemas estructurales de una economía mal gestionada en los últimos años.
Las elecciones se han celebrado en un clima de descrédito de las instituciones políticas, con el expresidente Lula en la cárcel, con Dilma Rousseff  víctima de un impeachment y con un presidente saliente, Michel Temer, incapaz de enfrentarse a la gobernabilidad del país. Se rompieron las costuras de un pacto que quiso hacer posible el Partido de los Trabajadores. La actual crisis política, económica y social, solo ha beneficiado a la extrema derecha.  
Para la gestión de la economía, Bolsonaro ha elegido a Paulo Guedes, un entusiasta de las teorías económicas ultraliberales de la Escuela de Chicago cuyo objetivo es reducir al máximo todo lo público, incluyendo la privatización del sistema de pensiones.
Bolsonaro, casado tres veces, ha recibido el apoyo expreso y determinante de las Iglesias Evangélicas, poderosas corporaciones que aglutinan negocios y a 42 millones de fieles.
El Presidente del Tribunal Supremo Federal ha declarado: “El futuro presidente debe respetar a las instituciones, a la democracia, al Estado de derecho, al Poder Judicial y al Congreso Nacional”.
Personajes siniestros como Bolsonaro utilizan la libertad que les otorga el sistema, para insultar y descalificar a la oposición y al diferente.
Publicado en Diario Montañés: 10.11.18

viernes, 23 de noviembre de 2018


José Ortega (1921 - 1990), fue un importante pintor representante del realismo socialista de la posguerra española y uno de los miembros más importantes del grupo Estampa Popular, del que fue fundador. ​
Su ideología y actividad política, fue militante del Partido Comunista de España, le llevó a la cárcel y al exilio.