lunes, 8 de octubre de 2012

El pasado viernes día 3, nos encargaron a un periodista y a mi que, mediante una serie de preguntas, presentáramos, aquí en Santander, la nueva novela de María Dueñas, “Misión Olvido”. Fue una satisfacción.
En “MISIÓN OLVIDO” de MARÍA DUEÑAS, la protagonista es Blanca Perea, una profesora española que intenta poner distancias en su vida y superar el abandono de su marido. Cuando en lo personal y en lo profesional todo parecía encarrilado en la normalidad, su matrimonio salta por los aires.
Blanca Perea consigue, en 1990, una beca para trabajar durante unos meses en la pequeña Universidad de Santa Cecilia en California y allí deberá ordenar y clasificar los papeles que dejó un profesor español, Andrés Fontana, que salió de España poco antes de comenzar la Guerra Civil y que no regresó, falleciendo a finales de los sesenta del siglo pasado. “Mi labor era la recuperación de la memoria de un hombre. La memoria enterrada de un hombre olvidado”.
De esa manera la profesora española irá conociendo la historia de unos frailes franciscanos que entre 1769 y 1823, apenas cincuenta años, clavando toscas cruces de madera, forjaron misión a misión el mítico Camino Real en California: veintiuna misiones a lo largo de 600 millas en una aventura que iniciara Fray Junípero Serra. En el siglo XX aquellas misiones fueron rescatadas y reconstruidas.
Cuando Blanca Perea avanza en su trabajo, aparece Daniel Carter, un hispanista americano, maduro y atractivo, que recorrió España en 1959 con la intención de escribir una tesis sobre el escritor español exiliado Ramón J. Sender, un viaje que a Carter le cambió la vida. Es entonces profesor en la Universidad de California en Santa Bárbara, donde estuvo la décima misión del Camino Real. Un profesor con páginas oscuras en su pasado, con algunas cuentas pendientes y que se cruza en la vida de la profesora española.
Blanca se verá implicada en afectos e intrigas que le abren puertas del pasado, pero que tienen implicaciones en el presente.
La obra discurre en tres planos temporales: el tiempo en el que Blanca Perea trabaja en la Universidad norteamericana; la España de los años treinta vista a través de la biografía de Andrés Fontana y la España de finales de los cincuenta cuando Daniel Carter viaja a España.
Si alguien me pide opinión: recomiendo la lectura de la novela.

3 comentarios:

Sotogrande dijo...

Hola Escéptico. Lamento haber estado tanto tiempo sin visitar tu blog. Las cosas estan un poco revueltas por Catalunya y hay que trabajar muchísimo para sobrevivir. Veo estrés a mi alrededor, hoy tengo insomnio pero normalmente me levanto muy pronto y a la hora que solía conectarme para leer y para escribir ya no tengo fuerzas.
Hace meses que no leo.

adelaida dijo...

Me alegro mucho saber de ti, Sotogrande, se te echaba de menos por éstos lares. Pensaba que te había pasado algo, pero constato que sólo era un lapsus temporal.
Bienvenido y espero que no te vuelvas a ir durante tanto tiempo.
Besos

Escéptico dijo...

Amigo Sotogrande: que sepas que eres bien recibido de nuevo, después de una temporada ausente. Suerte para en ti en todo.