viernes, 30 de marzo de 2012

“Solo hay tres cosas que hacer con una mujer. Se puede amarla, sufrir por ella o convertirla en literatura”
Leo que este año LAWRENCE DURREL hubiera cumplido cien años. Nació en Jalandhar, una ciudad de la India y murió en 1990 en Sommiers, un pueblo de Francia donde había vivido sus últimos 35 años.
He recordado la fascinación que me produjo la lectura de su obra “El Cuarteto de Alejandría” hace ya algunos años. He recordado sus recorridos por la ciudad de Alejandría, una isla de tranquilidad en plena Segunda Guerra Mundial; su prosa en ocasiones barroca; la sexualidad de sus personajes que lo inunda todo, el amor en todas sus formas; el tiempo en los personajes y en los paisajes; los cuatro títulos del Cuarteto: Justine, Baltazhar, Mountolive y Clea. Sin duda, una de las grandes obras de la literatura del pasado siglo.

2 comentarios:

adelaida dijo...

Nunca has comentado con tanta efusividad la lectura de una novela y máxime cuando la has leido hace muchísimo tiempo.
Me la apunto.
un beso

Escéptico dijo...

Adelaida, fue un texto que en su día me entusiasmó.