sábado, 20 de noviembre de 2010



Leo la novela “ESPÍA DE DIOS” de JUAN GÓMEZ JURADO
En Roma, el 2 de abril de 2005 ha muerto el Papa Juan Pablo II. Roma, el Vaticano y la Plaza de San Pedro están llenos de gente.
Se inician los preparativos del cónclave que elegirá nuevo Papa y dos cardenales liberales y un policía italiano son asesinados siguiendo un macabro ritual de mutilaciones y mensajes religiosos.
Se encargará de la investigación la inspectora Dicanti del Laboratorio de Análisis del Comportamiento de la policía italiana, que se adentra en los oscuros secretos del Vaticano, incluidos aquellos secretos que se derivan de la Santa Alianza creada por Pío V en 1566 y su élite “La Mano de San Miguel”. En 1958 Juan XXIII decidirá que ha pasado el tiempo de la Santa Alianza, aunque después reclame su vigencia el Papa Pablo VI en 1963.
Protagonista también de la novela es el sacerdote Karoski, pederasta tratado en el Instituto Saint Matthew un lugar real de los Estados Unidos dedicado a tratar a sacerdotes pederastas con comportamientos peligrosos.

3 comentarios:

adelaida dijo...

Lo que comentas en el último párrafo del Instituto Saint Matthew , es ficción de la novela o es real??
Existe realmente ese Instituto?

Escéptico dijo...

Adelaida: ese Instituto es real. Existe en Estados Unidos.

Sotogrande descansado dijo...

Muy bueno el artículo sobre el Sahara. Creía que la izquierda tenía más épica. Yo, en mi pragmatismo, habria mandado aviones a bombardear Marruecos y empezaria una guerra contra el amigo de nuestro rey, el déspota que gobierna Marruecos y que cobra por cada operación financiera que se realiza en aquél maravilloso país tan mal gobernado.
A ver qué pasaba.
Total, Zapatero no puede caer más bajo. Y hay tantos marroquíes que lo estan deseando, que podria ser el movimiento que nos sacara de la crisis, nos permitiera reducir el excedente de inmigrantes y de paso sus bombas destruirian parte del excedente de pisos que hemos construido en estos años locos. Además enviariamos a un mensaje claro a todo el mundo islámico de que los tenemos bien puestos y que no nos da ni pizca de miedo al-caeda ni similares. La excusa que Marruecos nos ayuda contra el integrismo islámico no me vale. Es mentira.