sábado, 9 de enero de 2010

Veo la película "ENEMIGOS PUBLICOS" dirigida por Michael Mann e interpretada por Johnny Depp, Christian Bale, Marion Cotillard, Billy Crudup..., que retrata el gangsterismo durante la Gran Depresión en Estados Unidos. Es una película con muy buena ambientación, buenos diálogos, ambiente realista y magníficas secuencias como aquella en la que Dillinger aparece en un cine viendo "El enemigo público nº 1".
Es la historia del legendario bandido, John Dillinger, atracador de bancos, violento e ingenioso que se convirtió en el objetivo número uno del incipiente FBI de J. Edgar Hoover y de su mejor agente. En la época de la Gran Depresión llegó a tener cierta aureola de héroe popular. Nadie era capaz de detener a Dillinger y a su banda, se escapaba de la cárcel y con su encanto personal y sus fugas se hizo popular entre mucha gente que no sentía simpatía alguna por los bancos que habían hundido el país en la depresión. J. Edgar Hoover tuvo la idea de servirse de la captura del bandido para empezar a transformar su Oficina de Investigación en lo que sería el FBI. Convirtió a Dillinger en el "enemigo público número 1 de América" y encargó a Purvis, el policía apodado el "Clark Gable del FBI" que fuera tras él.
Para apresar a Dillinger y a su banda, Purvis contrató a un equipo de ex policías de la costa oeste que recurrieron a traiciones como la protagonizada por la "Dama de rojo" o por el mismísimo Frank Nitti, el jefe mafioso de Chicago.
Veo la película muy a gusto, pero hay algo que no funciona con el atractivo suficiente para que esta película se pueda recordar como una de las grandes películas de gángsteres que nos ha dado el cine americano.

5 comentarios:

Marina dijo...

Me ha costado llegar a tí de nuevo, te perdí en los entresijos de mi oredenador y te recupero gracias al Hada de las Flores. Te enlazo en mi blog para que no me vuelva a pasar.

No he visto la película, pero si tú la recomiendas la veré cuando llegue a mi pequeña ciudad.
El cine es mi gran pasión. Me gusta ver la ficción o el tratamiento de la realidad en las historias de buenos guinistas. Yo reivindico el cine en las salas de cine. También veo pelis en casa, por supuesto, pero las buenas, las interesantes, hay que verlas en el cine.

Gracias por lo que dices de Marcos Ana. Yo también soy política, aunque me estoy quitando, y no sueño ni de lejos con llegar a ser la mitad de coherente que él lo fue y lo ha seguido siendo toda su vida.
Un abrazo.

P.D. Puedes vivir igual de trankilo si no lees "Milenium".

Anónimo dijo...

Hola. Soy una bloggera nueva, encontré tu blog y la verdad es que me gusta bastante, por eso me he hecho seguidora. Te invito a que te pases por el mio. Un saludo.

Escéptico dijo...

Marina, la película se ve bien, pero también te puede defraudar. A mi también me gusta ver cine en los cines, pero a veces no es posible.
Elisabeth, me alegra que hayas llegado hasta aquí. He llegado a tu blog y he tratado de dejarte un comentario, pero creo que no lo he conseguido. Soy torpe en estas cosas cuando se salen un peín de lo habitual. Lo seguiré intentando.

Elvira dijo...

Hola, Jesús: hoy te he enviado por correo lo que te comenté. :-)

Francisco Machuca dijo...

A mí me ocurrió lo mismo cuando la vi.Le falta fuerza,tabaco y una psicología más adecuada a los personajes por la situación,tanto política como histórica.Es lo que tiene las películas de época realizadas ahora.Tanto el guionista como el director deberían haber bebido de Chandler,M.Cain,etc.

Un saludo.