viernes, 4 de agosto de 2017

Tuve ocasión de comentar en este blog la novela anterior de María Oruña, “Puerto escondido”, protagonizada por la teniente de la Guardia Civil de Santander Valentina Redondo, en la que se narran una serie de extrañas muertes en Suances, Comillas, Santillana…En “Puerto escondido” se mezclaban crímenes, misterio, suspense, investigación, una cierta trama histórica y el mundo personal de los protagonistas.
Ahora María Oruña vuelve con una nueva novela “Un lugar a donde ir”.
He tenido la suerte, hace un tiempo, de ser quien presentara en Santander las dos novelas de María Oruña.
Han transcurrido varios meses desde que se cerraron los sucesos de la novela anterior y, cuando parecía que todo volvía a la normalidad, aparece el cadáver de una joven en La Mota de Trespalacios, un lugar donde se encuentran las ruinas de una construcción medieval poco habitual. Sorprende que la joven, de aspecto nórdico y sin señales de violencia, vaya ataviada como una princesa del medievo y que entre sus manos se encuentre una antigua y  extraña moneda.
Alguien comienza a plantearse un imposible viaje en el tiempo, pero se rompe ese misterio cuando aparece algún nuevo cadáver que puede estar unido a la muerte de la misteriosa dama medieval.
Valentina Redondo y su equipo investigan los hechos a contrarreloj en Suances, Santillana del Mar, Santander, Comillas, Ramales de la Victoria…tratando de desentrañar algunos misterios a través de interrogatorios, consultas, búsqueda de pruebas, resultados forenses.
Mientras la teniente Redondo y su equipo trabajan para detener a los autores de los asesinatos, Oliver Gordon (personaje al que conocimos anteriormente), pareja actual de la teniente y profesor británico que reside en Suances, en una casona fruto de la herencia familiar, decide intentar desentrañar su propio misterio con la ayuda de su amigo de la infancia, el músico Michael Blake. Ambos tratarán de dar con el paradero de Guillermo hermano de Oliver que desapareció hace dos años.
En esa búsqueda estarán algunas claves para descifrar los asesinatos que investigan la Teniente Redondo y su equipo.
En las novelas de María Oruña hay misterio, personajes diferentes y muy definidos, calidad literaria y honestidad como escritora, porque no hay mentira ni hay pretenciosidad. Hay una historia básica mezclada con otras historias complejas, y ella las desarrolla con naturalidad, con sinceridad.

No ha faltado quien ha establecido algún paralelismo entre Valentina Redondo el personaje de María Orduña y Amaia Salazar el personaje de Dolores Redondo. Una es miembro de la Guardia Civil y la otra de la Policía Foral de Navarra, ambas son mujeres que actúan en mundos tradicionalmente ocupados por hombres y las dos mantienen relaciones con extranjeros, una con un británico y otra con un norteamericano. En el caso de Salazar, la relación existe desde el inicio mismo de la trilogía del Baztán; en el caso de Valentina Redondo la relación comienza al final de “Puerto escondido” y madurará en “Un lugar a donde ir”.

1 comentario:

RECOMENZAR dijo...

Encantada de conocerte- Me gusta como describes
lo que te gusta cuando lo lees