martes, 15 de mayo de 2012

En estos días se publica “Los amores oscuros” de Manuel Francisco Reina. Leo que en forma de novela se narra la historia del amor oscuro entre Federico García Lorca y Juan Ramírez de Lucas (1917-2010), una historia que el propio Juan Ramírez guardó en secreto hasta su muerte. Al morir dejó sus recuerdos, la carta que García Lorca le envió desde Granada el 18 de julio de 1936, un poema, dibujos y sus cuadernos de notas…en los que queda plasmado aquel amor intenso que no fue posible que tuviera continuidad. Ambos querían marchar juntos al extranjero, pero Lorca que tenía 38 años fue asesinado en Granada el 18 de agosto de 1936 “por rojo y por maricón” y Juan Ramírez que tenía 19 años no obtuvo el permiso paterno que necesitaba. Juan Ramírez rehizo años después su vida y fue un importante crítico de arte y arquitectura.
Los estudiosos de Lorca dicen que Juan Ramírez pudo ser quien inspiró a Lorca los “Sonetos de amor oscuro”, y por ello escribo hoy uno de esos maravillosos sonetos de García Lorca.

SONETO DE LA DULCE QUEJA

Tengo miedo a perder la maravilla
de tus ojos de estatua y el acento
que me pone de noche en la mejilla
la solitaria rosa de tu aliento.


Tengo pena de ser en esta orilla
tronco sin ramas, y lo que más siento
es no tener la flor, pulpa o arcilla,
para el gusano de mi sufrimiento.


Si tú eres el tesoro oculto mío,
si eres mi cruz y mi dolor mojado,
si soy el perro de tu señorío,


no me dejes perder lo que he ganado
y decora las aguas de tu río
con hojas de mi otoño enajenado.

1 comentario:

adelaida dijo...

Siempre es agradable leer a García Lorca, precioso poema.