domingo, 25 de septiembre de 2011

Hace algunas semanas estuvo en Santander ALEJANDRO PEDREGOSA para presentar su novela “UN EXTRAÑO LUGAR PARA MORIR”.
El señaló que la obra recoge "los mimbres de la novela negra y policíaca, pero alejándose de la maldad, el horror o la psicología del asesino e interesándose más por el concepto de trama o los bucles de la historia".
En la madrugada de un 6 de julio se produce un asesinato. El famoso escritor Lucio Maestre aparece muerto en un hotel de Pamplona donde pasa esas fiestas como todos los años. El comisario Uriza será el encargado de la investigación. Uriza, un cincuentón típico pamplonés, que ese día iniciaba sus vacaciones para celebrar las fiestas, un hombre amante de los pequeños placeres de la vida, deberá enfrentarse a lo que parece un caso peligroso. El comisario Uriza tiene, además de la investigación, problemas dentro de su familia. Las tensiones con su mujer por sus constantes ausencias por motivos laborales o las relaciones poco sólidas con una hija lesbiana que dejó Pamplona y vive en Suiza.
El autor ofrece una acertada descripción de las distintas tradiciones de Pamplona.
En el relato de la investigación se mezclan los instintos de perro viejo del comisario con la pulcritud y percepción de su asistente Beatriz, que sirve de contrapunto a la personalidad del Comisario. Tras unos giros inesperados se conocerá la identidad del asesino.

3 comentarios:

adelaida dijo...

¿¿ quién fué el asesino, el mayordomo??

Sotogrande dijo...

Adelaida tu deje burlón para con las novelas de misterio y por añadidura para con todos los empleados dels servicio doméstico no modificaran ni un ápice los fundamentos intelectuales de Escéptico. Porque se puede ser escéptico y tener principios muy firmes, no crees?

Nunca se cuenta quien es el asesino, si lo quieres saber tendrás que comprar el libro!!

Me temo.

Escéptico dijo...

Adelaida: Sotogrande ha responido por mi. No se puede destripar una novela de misterio o un novela negra.