miércoles, 6 de julio de 2011

"FAENA DE MULETA" de MIQUEL BARCELÓ


LOS ARTISTAS ESPAÑOLES VIVOS MÁS COTIZADOS (Christie´s).
La lista tiene el interés de la curiosidad, porque por ella no se definen jerarquías ni se objetivan los valores de la obra o del autor, pero tiene interés. En todo caso, es la lista que hace una Casa de Subastas.
Son variados los factores para que un artista esté o no en esa lista, fundamentalmente el favor de los coleccionistas, su presencia en determinadas colecciones o museos, el peso de los galeristas que los representen… Tradicionalmente han interesado los nombres vinculados a la vanguardia histórica: Picasso, Miró, Dalí Juan Gris, Antonio Saura…
Es curioso que hoy se cotice más el arte contemporáneo que el clásico.
LISTA:

1.- Miquel Barceló (“Faena de muleta”, 1990) 4.400.507 euros

2.- Antonio López (“Madrid desde Torres Blancas”, 1976-1982) 1.917.837 euros

3.- Antoni Tápies (“Blanc amb signe vermellós”, 1963) 1.075.074 euros

4.- Manolo Valdés (“Matisse como pretexto”, 1988) 505.000 euros

5.- Juan Uslé (“Nudo suelto”, 2000 – 2001) 193.000 euros

6.- Martín Chirino (“Lady Lazarus, homenaje a Silvia Plath”, 1968 – 1969) 157.000 euros

7.- Jaume Plensa (“Tatoo IV”, 2004) 99.400 euros

8.- Luis Feito (“Nº 133”, 1959) 73.000 euros

9.- Cristina Iglesias (“Sin título”, 1968) 34.600 euros

10.- Pello Irazu (“Sin título”, 1987) 16.800 euros

4 comentarios:

adelaida dijo...

De la lista que nos enumeras, el que más me gusta es sin duda Antonio López. Tengo ganas de ver la exposición suya de Madrid, pero no creo que pueda.
Le conocí en los años setenta en un curso de Arte de la UIMP, y me pareció un hombre encantador y muy campechano.

Elvira dijo...

A mí también me gusta mucho Antonio López, yo lo pondría el primero de la lista.

Escéptico dijo...

A mi, os confieso, que me gustan los diez incluidos en esta lista de artistas españoles vivos.

Rukaegos dijo...

Me gusta mucho la lista, y me encanta el primero de los cuadros. Sobre la ausencia de clásicos, supongo que algo tendrá con la escasa posibilidad de encontrar obras de cierto nivel en el mercado y con pátina de tiempo.