domingo, 20 de marzo de 2011

“El arte no puede ser moderno, lo que tiene que ser es eterno”
EGON SCHIELE (1890-1918), tenía 28 años cuando falleció y es hoy un importante pintor, casi de culto.
Una parte importante de su obra se encuentra en diferentes Museos de Viena.
Leo reportajes sobre una exposición en Viena de sus retratos y autorretratos y que se considera una de las grandes exposiciones europeas del año.
Llegó a pintarse a si mismo 150 veces.
Sus retratos y autorretratos, parte fundamental de su obra, son angustiosos, alucinados, desafiantes, atormentados, turbios a veces, sus retratos de mujeres están plagados de tristeza y sexualidad, plenos de ansiedad y erotismo.
Estuvo un mes en la cárcel por pintar niños y niñas desnudos.
Un pintor expresionista bastante inclasificable, que desconcertó a la Viena de principios de siglo.
Fu su maestro Gustav Klimt y fue contemporáneo de Oskar Kokoschka, Kandinsky o Max Oppenheimer.
El cuadro escogido es un retrato de quien fuera su esposa.

3 comentarios:

Elvira dijo...

¡Qué buena la frase! No la conocía. Pues sí, su arte es inquietante, a veces me resulta desagradable incluso. Pero tiene obras que me gustan mucho.

adelaida dijo...

Si llegó a retratarse 150 veces, ¿¿no crees que da que pensar ??

Escéptico dijo...

Tienes razón, Elvira, es inquietante.
Pintarse tantas veces, Adelaida, era una forma de indagar sobre si mismo.