lunes, 16 de agosto de 2010



De los poetas norteamericanos, quizá el más conocido por nosotros es WALT WHITMAN (1819 – 1892) y su libro más leído “HOJAS DE HIERBA” . Editado por primera vez en 1855 contenía 12 poemas. Ampliado en posteriores ediciones, en 1892 se publica la que se considera su edición definitiva.

“CANTO A MI MISMO”
Me celebro y me canto a mí mismo.
Y lo que yo diga ahora de mí, lo digo de ti,
porque lo que yo tengo lo tienes tú
y cada átomo de mi cuerpo es tuyo también.

Vago… e invito a vagar a mi alma.
Vago y me tumbo a mi antojo sobre la tierra
para ver cómo crece la hierba del estío.
Mi lengua y cada molécula de mi sangre nacieron aquí,
de esta tierra y de estos vientos.
Me engendraron padres que nacieron aquí,
de padres que engendraron otros padres que nacieron aquí,
de padres hijos de esta tierra y de estos vientos también.

Tengo treinta siete años. Mi salud es perfecta.
Y con mi aliento puro
comienzo a cantar hoy
y no terminaré mi canto hasta que muera.
Que se callen ahora las escuelas y los credos.
Atrás. A su sitio.
Sé cuál es su misión y no la olvidaré;
que nadie la olvide.
Pero ahora yo ofrezco mi pecho lo mismo al bien que al mal,
dejo hablar a todos sin restricción,
y abro de par en par las puertas a la energía original de la naturaleza
desenfrenada.

(Traducción de León Felipe en 1941)

“OH CAPITÁN, MI CAPITÁN”
Oh Capitán, mi Capitán;
Nuestro azaroso viaje ha terminado.
Al fin venció la nave y el premio fue ganado.
Ya el puerto se haya próximo,
ya se oye la campana
y ver se puede el pueblo que entre vítores,
con la mirada sigue la nao soberana.

Mas ¿no ves, corazón, oh corazón,
cómo los hilos rojos van rodando
sobre el puente en el cual mi Capitán
permanece extendido, helado y muerto?

Oh Capitán, mi Capitán:
levántate aguerrido y escucha cual te llaman
tropeles de campanas.
Por ti se izan banderas y los clarines claman.
Son para ti los ramos, las coronas, las cintas.

Por ti la multitud se arremolina,
por ti llora, por ti su alma llamea
y la mirada ansiosa, con verte, se recrea.

Oh Capitán, ¡mi Padre amado!
Voy mi brazo a poner sobre tu cuello.
Es sólo una ilusión que en este puente
te encuentres extendido, helado y muerto.

Mi padre no responde.
Sus labios no se mueven.
Está pálido. Casi sin pulso, inerte.
No puede ya animarle mi ansioso brazo fuerte.
Anclada está la nave: su ruta ha concluido.
Feliz entra en el puerto de vuelta de su viaje.
La nave ya ha vencido la furia del oleaje.
Oh playas, alegraos; sonad, claras campanas
en tanto que camino con paso triste, incierto,
por el puente do está mi Capitán
para siempre extendido, helado y muerto.


(Poema de 1865 dirigido a Abraham Lincoln después de su muerte.
Versión de Nicolás Bayona Posada)

11 comentarios:

adelaida dijo...

Es una preciosidad la primera estrofa de canto a mi mismo:

"porque lo que yo tengo lo tienes tú
y cada átomo de mi cuerpo es tuyo también".

Gracias por tan bellas poesías y hacernos conocer cada día mas autores.

Sotogrande dijo...

Adelaida, esa frase que resaltas es conceptualmente cierta.
No sabía que el poema Oh capitan! Estaba dedicado a Abraham Lincoln. Hacía siglos que no lo leía.
Pásatelo bien en tus vacaciones Escéptico!

Gema dijo...

Cada día aprendo algo nuevo contigo.
Disfruta las vacaciones y descansa.

Anónimo dijo...

Adelaida,...chula frase, sí señora! Gracias, Jesús por saber poner en cada momento la poesía adecuada! Casualidad? Nada es casual en esta vida. Yo también deseo que disfrutes de tu descanso, escéptico y a ti Sotogrande, bienvenido y no te voy a preguntar por Grecia porque estoy seguro de que el país te ha vuelto a cautivar. Has podido visitar el nuevo museo de la acrópolis? Adelaida, Gema y resto de la tripulación, feliz fin de verano! Besos

Alberto

Sotogrande dijo...

Alberto el nuevo museo lo ví, por fuera, pero no entré tenía poco tiempo en Atenas y mucho que hacér.
Preferí el Saganaki con mucho vino blanco, las aceitunas y la ensalada de berenjena.
Grecia cautiva mucho. Sí señor!

adelaida dijo...

Sotogrande, Grecia es uno de esos paises que siempre hay que volver.

Anónimo dijo...

Sotogrande...ya tienes disculpa para volver expresamente a ver el museo de la Acrópolis. Cuando leí tu entrada sobre el saganaki llené de babillas el teclado! mmmmh! y aunque aquí es casi imposible conseguir un buen kefalotyri, en Cantabria podemos hacerlo con un curado bien tiesuco, así que cuando tengas morriña, prepara una buena fuente, o mejor,....llámame y nos tomamos unos ouzos! Opa!!!!!!!
Saludos a todos,
Alberto.

Marina dijo...

"Hojas de hierba". Cierro los ojos y recuerdo...
Un abrazo

adelaida dijo...

NO TE DETENGAS

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
"Emito mis alaridos por los techos de este mundo",
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros "poetas muertos",
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los "poetas vivos".
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas ...

Escéptico dijo...

Aquí estoy de nuevo y leo vuestros sabrosos comentarios.

Sotogrande, mis recuerdos de Grecia (Corfú incluido)son grandes y espero volver.

Gema: me alegra tu comentario y si eso te lleva a leer a Whitman pues mejor.

Marina: Whitman siempre es grande. Yo también recuerdo cuando le descubrí hace ya unos cuantos años (el tiempo pasa demasiado rápido)

Alberto: se nos acaba el verano, pero continua la vida.

Adelaida: se agradece la aportación de un nuevo poema. yo creí que se titulaba "La sociedad de los poetas muertos". Es un gran poema.

adelaida dijo...

Puede que tengas razón, Escéptico,yo sin embargo le he leido con ese otro título.